Camaleón

Hace unos días vi por segunda vez en mi vida un camaleón salvaje y qué curioso que las dos veces han sido en el mismo sitio pero no. Me explico.

Al lado de mi casa hay un parque que fue construido hará unos 4 años. Antes era un montón de tierra y desechos de edificios, entre ellos un hospital, pero empezaron a hacer obras para remodelarlo y ponerlo en buen estado. Pues cuando aún era esa zona de tierra iba un día cruzándolo cuando lo encontré. En ese tiempo no tenía cámara de fotos ni mucho menos a mano, así que no pude guardar ese momento. Cosa que sí pude hacer hace dos días al encontrarlo en el parque al ir con unos amigos.

Así que aquí tenéis, la fotografía, inmortalizando a este curioso animal.

Esto ya funciona

Ya han pasado unas cuantas semanas desde que se realizaron las pruebas de acceso a la banda. Además de haber tenido ya tres ensayos y cuatro actuaciones. Y es ahora cuando me doy cuenta de que esto ha vuelto a comenzar.

La primera señal se vio en el primer ensayo. Después de mucho tiempo, estaba la banda al completo un sábado. Había caras nuevas y a otras se las echaban de menos, pero es lo que tiene. A algunos no les convenía el nuevo plan o no tenían el nivel para estar. Pero sea como sea, ha habido cambios.

Después de los ensayos venía el primer momento grande de la temporada. El acto del bicentenario de las Cortes de Cádiz. Los Reyes venían, junto con algunos ministros a lo que fue uno de los actos más importantes en años que acogió San Fernando. Salió bastante bien, aquí podéis verlo y, aparte de alguna anécdota fue un comienzo bueno.

Una de las pegas que hay, pero de que no tiene culpa nadie en cierta manera, es que los ensayos van a cambiar temporalmente de día y lugar. Pasando a ser los viernes por la noche o los domingos por la tarde. Días y horas nada apetecibles pero que tenemos que coger porque el lugar de ensayo, la Casa de la Cultura, va a estar en obra unos dos meses. Así, como nos va a ser imposible ensayar ahí, se ha decido que ensayemos en el Real Teatro de Las Cortes y como éste último tiene actos casi todos los sábados tenemos que coger uno de esos días. Fastidia, pero es una molestia menor, la verdad.

Así que ahora a seguir dándole fuerte que vienen otras actuaciones bastante interesantes. A ver cómo salen.

Un mal verano

Este verano ha sido, con diferencia, el peor de lo que llevo de vida. He estado mal de ánimos, mal con los estudios y con los amigos que salgo… pues no me gusta.

Ya lo dije en twitter, este verano ha sido una mierda, pero bueno, hay que aguantarse y seguir para adelante, siguiendo con la carrera y demás cosas, aunque no sepas qué vas a hacer en el futuro. En fin, una mierda.

Dejo esta tema, que me ha acompañado estos días y que me está gustando mucho. Enlace.

Una caída tonta

Eso fue lo que tuve hace casi dos semanas. Era un día tranquilo, había quedado con los amigos para ir a la playa después de comer. Cogeríamos el tren, nos bajaríamos en la segunda estación y para la playa. Un plan normal, como siempre.

Terminé de comer, preparé las cosas y me fui, el trayecto fue normal. Iba sólo porque me retrasé y perdí el tren por lo que, un poco aburrido, grabé este vídeo del trayecto. Me bajé en la parada y me encontré con otros dos que iban a la playa. Fui con ellos, hablando y, de repente, me tropecé y en el intento de no caerme, me hice daño en el pie. No creía que fuera nada así que fuimos simplemente a que me curaran la herida y, como no podía entrar en la playa (la arena no se lleva muy bien con una herida en el pie) llamé para que me recogieran y me llevaran a casa.

Mis vistas mientras esperaba a que me recogieran

La primera cosa que me fastidió, era que no podía andar y no pude ir al concierto que daba con la Banda Municipal de San Fernando de bandas sonoras de películas. Me molestó bastante, tenía ganas de ir a tocar.

Pero bueno, son cosas que pasan y me tuve que aguantar. Pero la cosa siguió a más, resulta que a los pocos días, la hinchazón en el pulgar del pie no bajaba, así que fui de nuevo al médico y el diagnóstico fue que tenía un tendón roto y que tenía que guardar reposo. Así que ala, de repente, no podía moverme.

Y así he estado desde eso, pero bueno, ya puedo andar y poco a poco se va curando la herida del dedo aunque, posiblemente la uña se caiga (todos los médicos y enfermeros que lo han visto me lo han dicho). Pero bueno, mientras, pensaré que no se caerá.

Qué ganas de coger la bicicleta de nuevo…