Así no cambiaremos nunca

Mientras que las personas sigan igual, actuando única y exclusivamente para sus propios intereses, el mundo no va a cambiar, nos irá como siempre, de pena: guerras, hambre, pobreza y un largo etcétera.

Ese interés por lo propio y la falta del mismo para los demás no va solo, sino que viene acompañado de la hipocresía, que cada vez existe más encerrando a la conciencia en una cárcel, que difícilmente podrá escapar. Hipocresía que a veces parece que se burla de nosotros en nuestra mismísima cara. Hipocresía que aparece cuando algo o alguien aparece que quieres obtener o conocer y sólo se puede, en principio, conseguir a través de esa persona, por lo cual, de un día para otro (o incluso en un mismo día), la opinión que tenía cambia radicalmente, pasando del odio a la amistad más fuerte como si se pasara una hoja de un libro, y luego, claro, cuando lo has conseguido, te ves atrapado en esa red que se crea cuando juegas con la mentira. ¿De verdad merece la pena pasar por todo eso para conseguir algo?, ¿no crees que puede haber otro método más digno?

No merece la pena porque existe otro camino muchísimo más digno que el otro… la verdad.

Anuncios

2 comments

  1. Me parece muy acertado tu comentario y estoy totalmente de acuerdo. El camino correcto para lograr las cosas es y debe ser la honestidad. Desgraciadamente los valores de las personas va en decadencia y “hoy día nos damos cuenta que no importa lo que tengamos que hacer, lo único que importa es lo que consigamos”.
    Estoy segura que gente con una mentalidad orientada hacia lo positivo todavía existe en el mundo, y eso, amigo, ¡vale mucho! Si todavía queda gente honesta en el mundo, todavía hay esperanza de heredar un mundo mejor a nuestros descendientes.
    Felicitaciones.

    1. Hola Luz, primero que encantado de que te hayas pasado por aquí y que me alegro de que te haya gustado.

      Y segundo que es cierto que vamos por mal camino, pero como también dices, aún queda gente que mira hacia afuera y que esperemos que sean los suficientes para darle un giro al mundo y caminemos hacia el mundo idílico, un mundo en el que la falsedad sea cosa del pasado, sí, es un poco imposible de conseguir, pero la esperanza que no se pierda.

      Un saludo y hasta otra.

Los comentarios están cerrados.